domingo, 21 de agosto de 2011

La Situación Irregular de la Niñez, Doctrina de Protección Integral y Literatura


Introducción:
            Han existido muchas filosofías para comprender y acercarse a la niñez o para el trato a los niños, niñas y adolescentes.  Pero actualmente existen dos, una que esta intentándose dejar a un lado: Situación Irregular; y profundizar y sostener la última que es más completa y humana: Doctrina de Protección Integral.
            La primera tiene una naturaleza posterior a los Derechos Humanos de la Niñez, teniendo como características principales el paternalismo, asistencialismo, el rescate y el considerar al adulto como la persona ideal para la toma de cualquier tipo de decisión que tuviera relación con el niño, niña o adolescente.  No podemos endiablar, también, a dicha corriente por que en sí su idea era tratar de proteger a la niñez, claro está, con ideas muy rigurosas que objetivaban a los pequeños, que los deshumanizaban y discriminaba a cierto sector también vulnerable pero no visible.  Podemos decir que está fue un paso que nos acercó y nos dio claridad para llegar a la nueva corriente: Doctrina de Protección Integral.
            A pesar de la deshumanización en la que se basa la Doctrina de Situación Irregular, en esta se deseaba que los niños, niñas y adolescentes fueran reconocidos con otras necesidades distintas a los adultos, sobre todo en la cuestión penal.  Antes de esta, cualquier, niño, niña, adolescente o adulto eran juzgados, castigados y recluidos de la misma manera y en los mismos lugares sin diferenciación alguna.
            Ahora, la Doctrina de Protección Integral viene con un paso más conciso, más seguro de lo que es la concepción de la niñez, deja a un lado las ideas objetivizadoras y deshumanizantes, para tomar a los niños, niñas y adolescentes como seres humanos con los derechos que se le conceden a un adulto, pero añadiendo el estatuto de “niñez” y todos los derechos que la convención le da a este hasta después de los 18 años.  También toma en cuenta la capacidad de lograr actuar, de pensar, de sentir y de decidir desde su perspectiva madurativa de niño, niña y adolescente.  Tiene una base profunda en los Derechos Humanos de la Niñez, procurando dejar a un lado es binomio de “compasión-represión” Calderón (2008) concibiendo a la niñez como sujetos plenos de derecho.
            “Asimismo, la Convención fortaleció y consagró al Interés Superior del Niño, como principio rector que sirve como garantía de aseguramiento respecto de los derechos sustantivos del niño,…” Calderón (2008) situando a esta doctrina con mayor responsabilidad para lograr cumplir el beneficio del niño, niña o adolescente, por que debe de respetar.
            En Guatemala el paso de la Situación Irregular a la Doctrina de Protección Integral ha llevado sus años, no solo de cumplir legislativamente, si no también para que se lleve acabo en acciones.  Legislativamente, la duración fue de 12 años después de la firma de la paz, para “…conocer varias propuestas de Códigos de la Niñez.” Solorzano (2006) hasta llegar por fin en el 2003 a la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia.  En Acción aún falta mucho, desde el compromiso para conocer, estudiar y comprender la doctrina de Protección Integral de las autoridades comunitarias hasta las autoridades dentro de los tres poderes del Estado de Guatemala; desde los padres de familia hasta los miembros de la Policía Nacional Civil.     Y digo que es notable porque se ha visto aún la conceptualización de la Doctrina de Situación Irregular aún en todos los estos lugares y personas mencionadas.

Piedras Encantadas y la Doctrina de Protección Integral
De la Literatura a la Realidad:
            Curiosamente durante este tiempo cayó en mis manos el libro de Rodrigo Rey Rosa “Piedras Encantadas”.  El tema central de libro es el atropello de un niño por parte de un joven con dinero y los hechos que desencadena la situación.
            La importancia de este libro, en cuanto a estas dos doctrinas, radica en la captura de lo esencial de la vida diaria y constante de muchos niños en la Ciudad de Guatemala, y la percepción que se tiene de la niñez por parte de los ciudadanos, desde el policía que golpea a los niños en los parques hasta la madre adoptiva que ve al niño como un objeto que se debe de cuidar y salvar sin tomar en cuenta su opinión, sus sentimientos y sus derechos de niño.
            Dentro de la historia hay varias acciones de los personajes que remarcan esa perpetuidad en la mente de las personas de la Doctrina de Situación Irregular de la Niñez.  La primera señal de esto es la adopción de un niño Belga, por parte de la mamá que siendo infértil decide en un momento tener a un niño de otro país, separándolo de sus raíces y sin tomar en cuenta la opinión del pequeño:
 “Faustino Barrondo era el padre adoptivo de Silvestre, y aunque ni siquiera hablaban la misma lengua, para Silvestre era la personificación del benefactor y Procter.”.  En esta frase se percibe eso y más aún, ese binomio del que se habló arriba.
            En otro párrafo se percibe ese elemento sustancial en la Doctrina de Protección Integral (El Interés Superior del Niño) que es roto por los padres adoptivos, cuando se interroga a otro pequeño acerca de “Silvestre” (el niño belga adoptado): “—Él se escapa de su casa, por aquí por Las Conchas, y nos decía que era más alegre ser niño de la calle que niño rico. —”.
            Pero también se lee como aún todas las personas que sean adultos abusan de los pequeños como un elemento represivo: “…ya había detectado a unos doce informantes que deambulaban por aquellos jardines; siete de ellos eran niños de entre cinco y diez años de edad.”; y en este otro párrafo: “El hombre avanzó hacia el niño con semblante amenazador, y el Esponja se pegó a las piernas de Rastelli.  –Ya vas a ver, pisadito –dijo el hombre –. Te Vamos a Capar.”.
            Aún siendo encargados de la seguridad ciudadana, en esta obra retrata los abusos físicos y psicológicos que existe hacia los niños, niñas y adolescentes, tanto durante los arrestos como en los lugares donde se encuentran los pequeños:
“Los policías me esposaron, y eso es ilegal.  Soy un menor.  Me lo dijo un periodista que vi más tarde en la corte donde usted me conoció.” Y este otro lo ejemplifica también: “No hay que dormirse aquí, canchito, que si la tira te agarra te dan aguas, lo más seguro.” Y aquí la imagen de represión psicológica: “Dos agentes uniformados acababan de descender de un pick-up oficial y caminaban decididamente hacia los niños, que salieron en estampida.
            Rey Rosa, en este libro, logra ejemplificar de forma directa como las personas aún se mantienen en la Doctrina de Situación Irregular, y cuestiona mucho ¿Cuánto realmente hemos avanzado como sociedad dentro de la Doctrina de Protección Integral?
            Es notable que tenemos una legislación que da un paso hacia la doctrina más humana que existe actualmente en el mundo, basada en los Derechos de la Niñez, pero en acciones los guatemaltecos estamos a una distancia enorme, una distancia que debe de ser acortada constantemente, a diario, en la vida cotidiana, en las relaciones con los nuestros, con los niños, niñas y adolescentes.

Referencias:
Calderón Beltrán, Javier E. (2008) DE LA DOCTRINA DE SITUACIÓN IRREGULAR A LA DOCTRINA DE PROTECCIÓN INTEGRAL: LA HEGEMONÍA DEL INTERES SUPERIOR DEL NIÑO. Blog: http://escribiendoderecho.blogspot.com/2008/11/de-la-doctrina-de-la-situacin-irregular.html

Rey Rosa, Rodrigo. (2001) PIEDRAS ENCANTADAS. Seix Barral Biblioteca, ISBN: 84-322-1109-5

Solórzano, Justo. (2006) LA LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA NIÑEZ Y LA ADOLESCENCIA: UNA APROXIMACIÓN A SUS PRINCIPIOS, DERECHOS Y GARANTÍAS. Fondo de las Naciones Unidad para La Infancia.

Hernández, José Joaquín. (2009) EL MODELO DE PROTECCIÓN INTEGRAL GUATEMALTECO: EL PROCESO DE SOCIABILIZACIÓN DE LOS Y LAS ADOLESCENTES EN CONFLICTO CON LA LEY PENAL. http://www.biceal.org/e_upload/pdf/documento_jorge_joaquin_hernandez_iccpg.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada